Cómo interpretar el idioma de los gatos

Los gatos hablan su propio idioma. Y no siempre con sonido, sino también con gestos y olores. Las personas no siempre los entienden. Pero quien preste atención, aprenderá a interpretar correctamente sus mensajes. Una breve introducción a la comunicación de los gatos

El gato se pavonea con la cola levantada

Muchas veces, además la punta de la cola está curvada. Y así se acerca a su dueño. A veces, frota su cabeza contra sus piernas.

¿Qué quiere decir con eso?

«Está siendo amable. Saluda a su dueño y se concentra en él», explica la veterinaria Daniela Schrudde. Que frote la cabeza en las piernas quiere decir que «el gato acepta a la persona como parte de su grupo social», añade.

Los gatos distribuyen así sustancias aromáticas que son producidas en las glándulas detrás de las orejas. De esta manera, delimitan su territorio. Les gusta hacerlo cuando el dueño o la dueña llegan a casa. Para las personas estas sustancias aromáticas son indetectables.

Según la experta, en esos casos hay que quedarse de pie y hablar con el gato. «Eso tiene sobre el gato un efecto menos amenazante que si el dueño se mueve en dirección a él», dice Schrudde. Si el gato se acerca, le gustará recibir unas caricias.

– El gato está recostado sobre su espalda o de costado

Parpadea o mantiene los ojos cerrados. De vez en cuando, se lava.

¿Qué quiere decir?

Es una señal de que está bien. El gato se siente bien y está relajado. A veces hace una pausa para limpiarse, si hay algo nuevo por descubrir. Le gusta que lo acaricien, dice Schrudde.

El dueño debería acercarse con cuidado. «Si se levanta, mejor detenerse y hablarle, para que no se sienta amenazado», recomienda la veterinaria. Quien quiere acariciar a su gato en ese momento, debería ir con cuidado. «No a todos los gatos les gusta que les acaricien la panza», dice.

Si el gato se sienta sobre la laptop o el diario de su dueño, es que se aburre y quiere ser entretenido.

– Orejas plegadas hacia atrás, la cola horizontal

Muchas veces en esa situación la punta de la cola se mueve hacia un lado y hacia al otro, el animal está quieto y eventualmente el cuerpo curvado.

¿Qué quiere decir el gato?

¡Cuidado! Está asustado o agresivo y necesita calma. Schrudde recomienda: «Lo mejor es no tocar al gato en esa situación». Las personas que tienen perros a veces malinterpretan este gesto. «Muchas veces entienden mal el movimiento de la cola».

«Si la agresión del gato se dirige a un objeto determinado, lo mejor es retirarlo», recomienda Schrudde. Por lo demás, hay que esperar a que vuelva a parar las orejas.

– El gato araña los muebles

¿Por qué lo hace?

Schrudde: «Los gatos expresan así: Esta zona ya está ocupada por mí».

Aun cuando sea difícil, hay que ser consecuente. Lo mejor es evitar desde pequeño que el gato arañe los muebles, pero ofreciendo alternativas. «Hay muchas variantes de rascadores para gatos donde pueden gastar sus uñas y descargar energía», recomienda.

– El gato orina al lado de su bandeja

¿Qué lo lleva a eso?

Hay diversas causas. El gato podría estar enfermo. «Si, por ejemplo, tiene un problema renal, curvar la espalda al orinar podría causarle dolor», describe Schrudde.

Pero ese comportamiento también puede tener origen psicológico. «Los gatos son muy sensibles», explica. Los gatos pueden protestar así contra algún cambio con el que no están de acuerdo. Puede ser una nimiedad como el color de su platito nuevo.

De todas maneras, lo mejor es acudir al veterinario. Si el gato está sano, hay que buscar el factor que lo perturba.

Además de gestos y comportamientos, los gatos también emiten muchos sonidos. El repertorio es grande:

– ¿Cuándo hacen “miau”?

«Con ese sonido los gatos suelen dirigirse a las personas», explica Susanne Schötz, profesora de fonética. Los gatos son muy inteligentes. Entienden que las personas se comunican con palabras. Por eso se adaptan.

Si el gato maúlla de forma aguda y fuerte, es que se siente débil y necesita atención, sostiene la experta. Si quiere algo muy urgente, además de maullar muchas veces ronronea. Muchas veces el gato indica lo que quiere, por ejemplo, su platito de comida o un juguete.

– ¿Qué quiere decir “grrr”?

Este gruñido es grave y ronco, expresa agresión o defensa. Según Schötz, «está advirtiendo al rival que no se acerque».

– ¿Qué quiere decir “brrrrh”?

Si el gruñido es grave y corto, quiere decir «¡bien!» o «¡gracias!». Si el sonido es largo y nítido, el gato está diciendo «¡hola!» o «¡ven!».

– ¿Qué quiere decir “meeeh, meeeh”?

Así el gato gorjea cuando está cazando. «Intenta imitar los sonidos de su presa», explica Schötz. Muchas veces también lo hace cuando ve pájaros a través de la ventana.

– ¿Qué quiere decir “hrrrrr”?

El ronroneo significa mucho: satisfación, hambre, miedo, dolor. «Las circunstancias son las que definen», dice la experta. «Si el gato está sobre la falda, está satisfecho. En el veterinario, más bien expresa miedo».

«Quien quiera reaccionar de la manera correcta, debería prestar atención al cómo más que a las palabras», aconseja Schötz. Una voz suave y tranquila le indica al animal que las intenciones son buenas. Cualquiera puede aprender a interpretar los sonidos que emite un gato. «Lo importante es ser paciente, escuchar bien y prestar atención a las diferencias».

 

Comparte esta nota

Deja un comentario

x

Check Also

Aprender para disfrutar más: 10 claves para adentrarse en el mundo del vino sin salir de casa

Tener más tiempo en casa brinda a muchos la oportunidad de acercarse a esos temas ...

A %d blogueros les gusta esto: