Boca sigue sin ganar y empató sin goles en Córdoba frente a Talleres

El Xeneize jugó con los profesionales después de dos partidos pero aun así no pasó del cero contra Talleres. Rossi y Ramírez, los mejores del visitante.

De entrada fue profundo, Talleres. No habían pasado ni cinco minutos cuando Rossi tuvo que exigirse para evitar que Auzqui marcara el primero. La atajada, estupenda por cierto, con el ex delantero de Estudiantes y River de frente al arco, llegando en carrera y sin marca, impidió que los cordobeses se pusieran en ventaja desde el vestuario.

Casi de inmediato lo tuvo Valoyes, el hombre más rápido de la T y una amenaza constante para Boca. Fue a partir de un centro de Enzo Díaz que encontró adentro del área primero a Santos y después al colombiano, autor del remate cruzado que se fue por la línea de fondo, cerquita del palo derecho de Rossi.

Hasta ahí lo de los grandes de Boca fue muy pobre. Sin Villa, sumergido en un profundo conflicto con la dirigencia y el Consejo de Fútbol que encabeza Juan Román Riquelme por haberle rechazado la oferta de Brujas aun sabiendo que su deseo es irse, y con Cardona y Fabra en Buenos Aires por decisión de Russo, que les indició realizar una mini-pretemporada para que vuelvan a ponerse a punto físicamente, Boca tuvo en cancha a un equipo similar al que empató con Atlético Mineiro en Brasil pero con la salvedad de que en Córdoba fueron incluidos el recientemente llegado Juan Ramírez y Aaron Molinas.

Pavón, a los 35′, protagonizó la única jugada del primer tiempo xeneize que podría enmarcarse dentro de lo que es una situación de peligro. Una pelota profunda de la cual sacó provecho gracias a su velocidad y que, como le ha ocurrido en tantas otras oportunidades, no terminó de la mejor manera: con Briasco complicado por la marca, eligió el remate al arco pero se le fue alto y afuera.

Rossi fue el único que cumplió al 100%, respondiendo cada vez que le tocaron la puerta. Porque no sólo evitó el gol de Talleres en aquella jugada del inicio del partido sino que también lo hizo después, en el amanecer del segundo tiempo, cuando se encontró mano a mano con Enzo Díaz. Distinto rival, mismo

Fue entonces que Boca empezó a crecer. No fue un vendaval ni mucho menos, pero al menos generó algunas situaciones que bien podrían haber terminado adentro. Como la que tuvo Ramírez, probablemente la más clara del equipo de Russo en todo el partido e inexplicablemente desaprovechada por el ex San Lorenzo, de correctísimo debut hasta que cometió este error por falta de egoísmo. ¡Era para pegarle al arco, Juan! Pero no: en lugar de ello la jugó al medio para que fuera Pavón el que definiera, y le interceptaron el pase.

x

Check Also

Argentina, le ganó a Venezuela en Caracas por 3 a 1

Argentina estrenó el título de la Copa América con un ...

A %d blogueros les gusta esto: